Inicio Santuario de San Miguel de Aralar


 

La Santa Hermandad de San Miguel de Excelsis es una institución, en buena medida paralela a la Cofradía, que ha tenido por finalidad garantizar la asistencia a los portadores de la efigie de San Miguel en los recorridos realizados por Navarra.

     

La Hermandad se fundó en tiempos inmemoriales y tenía a su cargo establecer en cada uno de los pueblos que eran visitados por la efigie de San Miguel en sus recorridos anuales, una casa cuyo dueño o responsable recibía el título de Hermano del Santuario, y contraía la obligación de recibir, alojar y mantener a los capellanes y demás personas que portaban la imagen, así como custodiar la Santa Imagen durante la noche y admitir en depósito las ofrendas recibidas con destino al santuario. En correspondencia, cuando un Hermano acudía al santuario de Aralar, recibía hospedaje gratuito.

  La efigie de San Miguel, en su despedida de Pamplona
La efigie de San Miguel, en su despedida de Pamplona
 

La Hermandad estaba vinculada en cada pueblo a una casa en concreto, y los sucesivos dueños de la misma continuaban automáticamente desempeñando su función de dar posada al sacerdote y porteadores de la imagen, custodiar a la misma y representar al conjunto de cofrades de la localidad.

En 1916, al mismo tiempo que se reconstituyó la Cofradía, se aprobaron nuevos estatutos de la Hermandad. En ellos se dice que en cada pueblo no podrá haber más que un Hermano, y no se constituirá Hermandad más que en aquellos lugares que reciban la visita del Santo Angel o verifiquen colectas a favor del santuario.